Noticias

Seguir a Jesús sin mirar atrás

Publicado el 25/06/2016

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

Fuera de los tiempos que poseen su característica propia, quedan en el ciclo anual, 33 ó 34 semanas en que no se celebra ningún aspecto particular del Misterio de Cristo. Con todo, también se celebra en ellas el mismo Misterio de Cristo en su plenitud, especialmente el domingo. Este período se llama Tiempo «durante el año» [o Tiempo Ordinario]. El Tiempo «durante el año» comienza el lunes siguiente al domingo que cae después del 6 de enero y se continúa hasta el martes anterior a la Cuaresma, inclusive: comienza nuevamente el lunes después del domingo de Pentecostés y se acaba antes de las primeras vísperas del primer domingo de Adviento. Por esta causa, se usa una serie de formularios para los domingos y ferias de este tiempo, que se encontrarán en el Misal y en la Liturgia de las Horas. (NUAL. núm. 43-44)

1. Lecturas del Domingo XIII “durante el Año”

[Año C: 1Reyes 19, 16b. 19-21; Gálatas 4, 31b-5, 1. 13-18; Lucas 9, 51-62].

Apóstol: “Andad según el espíritu y no realicéis los deseos de la carne [...] Hay entre ellos un antagonismo tal que no hacéis lo que quisierais”.

Evangelio: “Mientras iban de camino le dijo uno: –Te seguiré adonde vayas. Jesús le respondió: –Las zorras tienen madrigueras y los pájaros, nido, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza. [...] Otro le dijo: –Te seguiré, Señor, pero déjame primero despedirme de mi familia. Jesús le contestó: –El que echa mano al arado y sigue mirando atrás, no vale para el Reino de Dios”.

2. Meditación

1.- Los discípulos de Jesús se originan de dos formas. En la primera, es Jesús quien toma la iniciativa y llama para seguirle (cf Mc 1,16-20), aunque no todos responden afirmativamente, como la invitación que hace Jesús a un hombre para integrase en el discipulado (cf Mc 10,17-22par). La segunda manera de pertenecer al discipulado es cuando la iniciativa proviene del candidato, aunque Jesús impone unas condiciones para configurar el seguimiento a partir de la misión, excluyendo las previsiones que ha tomado el posible discípulo. Se acentúa, por consiguiente, la incondicionalidad que entraña integrarse en el círculo de Jesús y, además, no hay oportunidad para detener o retrasar el seguimiento. Es el párrafo de Lucas que acabamos de leer.

2.- Los discípulos que acompañan y siguen a Jesús deben cambiar de vida. Ahora, es la que lleva el Maestro. Pero la vida de Jesús no es del estilo de los maestros que se dedican a la enseñanza en las escuelas rabínicas del tiempo. En estos centros, la relación es la típica entre el que enseña y el que aprende. Existe una ligazón doctrinal y la consabida reverencia y sometimiento al maestro, que reside en un lugar concreto, donde los alumnos, sólo varones, le «siguen» para aprender y con la posibilidad de irse con otro. En cambio, la relación de los discípulos con Jesús es de otro nivel. Es vital con referencia a él y creyente con respecto a Dios. El Reino se inaugura ya, por eso hay que anunciarlo en todas partes. Deben dejar la familia, el trabajo y hacerse itinerantes. Este estilo de vida se pone al servicio de la nueva actitud de Dios para con el hombre, que se asume con una obediencia radical. Así, la vida del grupo es símbolo de la actuación histórica divina.

3.- La situación nuestra como seguidores de Jesús es muy diferente a la de su tiempo. La comunidad cristiana perdió la urgencia de la venida del Reino y de la Resurrección para todos al comprender que se espaciaba el tiempo. El mismo Lucas en dos párrafos distintos da soluciones diferentes según la inminencia de la inauguración del Reino: «No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado» (Lc 10,4); sin embargo, se dio cuenta muy pronto la comunidad que la inauguración del Reino no era tan pronto: « Y les dijo: «Cuando os envié sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿os faltó algo?». Dijeron: «Nada». «Pero ahora, el que tenga bolsa, que la lleve consigo, y lo mismo la alforja; y el que no tenga espada, que venda su manto y compre una» (Lc 22,35-36). Sin embargo, permanecen las exigencias básicas para todos los cristianos: fidelidad a un estilo de vida de entrega servicial y comunicar la bondad del Señor —así inaugura Jesús el Reino— en cualquier estado de vida: familiar, religioso, sacerdotal, misionero, etc.

Fray Francisco Martínez Fresneda [http://fresnedaofm.es/category/meditar/]

3. Contemplación

Receta para curar el inmovilismo

Ocurrió que un sabio y su discípulo, caminando por un páramo, divisaron una casa muy pobre: terreno pedregoso y seco, vieja casa de madera a punto de derrumbarse en cualquier momento, y sus habitantes, una pareja y sus tres hijos, vestidos con ropas deterioradas.

El maestro se acercó al hombre y le preguntó:– ¿Cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí? El hombre respondió: –Una vaquita nos proporciona varios litros de leche al día. Una parte la vendemos o la cambiamos por otros alimentos y con la otra, producimos queso y cuajada para nosotros.

El sabio le ordenó a su discípulo: –Lleva la vaquita al barranco y empújala al precipicio. El joven, mirándole espantado, le dijo: –¿Cómo voy a hacer eso? Esa vaca es el sustento de la familia. Al fin, el joven, abatido, fue a hacerlo. Aquello le desagradó muchísimo y un día decidió abandonar a su maestro y regresar a aquel lugar a pedir perdón. Al llegar encontró todo muy diferente: árboles floridos, una hermosa casa y un bello jardín. El joven pensó que la familia habría vendido el terreno. Fue recibido por un hombre que le aclaró que eran ellos mismos. Entonces, el joven, intrigado, preguntó al hombre: –¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?

El señor, entusiasmado, le respondió: –Pues verá, la vaquita cayó por el precipicio y murió. A partir de ese momento, nos vimos en la necesidad de desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos: así, y con la ayuda de Dios, alcanzamos el éxito que sus ojos contemplan ahora.

 Fray Francisco Arias Marcelo, ofm [Santa María de Guadalupe-Córdoba]

 

Agenda del Santuario

 
  

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 19 de junio (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe y a ganar la Indulgencia Plenaria del Año Santo y del Jubileo de la Misericordia. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros, cargada de dones espirituales. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
El día 5 de septiembre se abrió la Puerta del Perdón y el Año Santo Guadalupense

MUÉSTRANOS A JESÚS

El Arzobispo Primado ha dispuesto que la basílica de Guadalupe sea templo jubilar de la Misericordia

Misericordiosos como el Padre

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder