Noticias

Aprender a perder… y ganar

Publicado el 30/08/2014

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

1. Lecturas del XXII Domingo del Tiempo Ordinario

[Ciclo A: Jeremías 20, 7-9; Carta a los Romanos 12, 1-2;  Mateo 16, 21-27].

Apóstol: “No os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto”.

Evangelio: ”Entonces dijo Jesús a sus discípulos: El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará”.

2. Meditación

“El dicho está recogido en todos los evangelios y se repite hasta seis veces: “Si uno quiere salvar su vida, la perderá, pero el que la pierde por mí, la encontrará”. Jesús no está hablando de un tema religioso. Está planteando a sus discípulos cuál es el verdadero valor de la vida. El dicho está expresado de manera paradójica y provocativa. Hay dos maneras muy diferentes de orientar la vida: una conduce a la salvación, la otra a la perdición. Jesús invita a todos a seguir el camino que parece más duro y menos atractivo, pues conduce al ser humano a la salvación definitiva.

El primer camino consiste en aferrarse a la vida viviendo exclusivamente para uno mismo: hacer del propio “yo” la razón última y el objetivo supremo de la existencia. Este modo de vivir, buscando siempre la propia ganancia o ventaja, conduce al ser humano a la perdición. El segundo camino consiste en saber perder, viviendo como Jesús, abiertos al objetivo último del proyecto humanizador del Padre: saber renunciar a la propia seguridad o ganancia, buscando no solo el propio bien sino también el bien de los demás. Este modo generoso de vivir conduce al ser humano a su salvación.

Jesús está hablando desde su fe en un Dios Salvador, pero sus palabras son una grave advertencia para todos. ¿Qué futuro le espera a una Humanidad dividida y fragmentada, donde los poderes económicos buscan su propio beneficio; los países, su propio bienestar; los individuos, su propio interés? La lógica que dirige en estos momentos la marcha del mundo es irracional. Los pueblos y los individuos estamos cayendo poco a poco en la esclavitud del “tener siempre más”. Todo es poco para sentirnos satisfechos. Para vivir bien, necesitamos siempre más productividad, más consumo, más bienestar material, más poder sobre los demás. Buscamos insaciablemente bienestar, pero ¿no nos estamos deshumanizando siempre un poco más? Queremos “progresar” cada vez más, pero ¿qué progreso es éste que nos lleva a abandonar a millones de seres humano en la miseria, el hambre y la desnutrición? ¿Cuántos años podremos disfrutar de nuestro bienestar, cerrando nuestras fronteras a los hambrientos? Si los países privilegiados solo buscamos “salvar” nuestro nivel de bienestar, si no queremos perder nuestro potencial económico, jamás daremos pasos hacia una solidaridad a nivel mundial. Pero no nos engañemos. El mundo será cada vez más inseguro y más inhabitable para todos, también para nosotros. Para salvar la vida humana en el mundo, hemos de aprender a perder”.

José Antonio Pagola, http://blogs.periodistadigital.com/buenas-noticias.php/

3. Contemplación

Ahora sabemos por qué pedía Jesús a los discípulos que no dijeran a la gente que él era el mesías. El mesías de la gente no es el Mesías. Su rey davídico no casa con “ir a Jerusalén y padecer allí mucho”. Ni el pueblo ni Pedro comprendían; ambos se ajustaban a las cosas de aquí abajo. Renueva tu mente y comprenderás lo que es bueno y perfecto.

Dios todopoderoso, de quien procede todo bien, siembra en nuestros corazones el amor a tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes el bien en nosotros y con solicitud amorosa lo conserves. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

Francisco, el soñador

«Una noche que dormía, se le apareció al joven Francisco un desconocido, le llamó por su nombre y lo llevó a un palacio de indecible y espléndida belleza, lleno de armas de caballeros e incluso de resplandecientes escudos marcados con la cruz que colgaban de todas las paredes. Francisco preguntó de quién eran tan refulgentes armas y tan espléndido palacio. Su guía le respondió: «Todas ellas y el palacio son tuyos y de tus caballeros». Al despertar, como hombre mundano que todavía no había gustado plenamente el Espíritu de Dios, Francisco interpretó este sueño como augurio de que llegaría a ser un gran príncipe. Volviendo y revolviendo el asunto en su mente, resolvió hacerse caballero, para tener así la oportunidad de alcanzar aquella dignidad de príncipe. Se hizo, pues, confeccionar la indumentaria más suntuosa que pudo y se dispuso a marchar para la Pulla a reunirse con el conde Gentil, con miras a que éste le armara caballero. Por lo cual se mostraba más festivo que nunca y llamaba la atención de todos. A quienes le preguntaban el motivo de tan extraordinaria alegría, les contestaba: «Es que ya sé que voy a ser un gran príncipe». Contrató un escudero, montó a caballo y se encaminó a la Pulla. Llegó a Espoleto, no pensando más que en su expedición, y, caída la noche, se retiró a descansar. Entre sueños oyó entonces una voz que le preguntaba a dónde pretendía llegar. Él le expuso punto por punto todo su proyecto. Y la voz otra vez: «Dime: ¿Quién te puede valer mejor, el amo o el criado?» Francisco le contestó: «El amo». «¿Por qué dejas al amo, para seguir al criado, y al príncipe, para seguir al vasallo?» Entonces le preguntó Francisco: «Señor, ¿qué quieres que haga?» «Vuelve a tu tierra -le dijo la voz- para cumplir lo que te revele el Señor». Y de pronto, por efecto de la gracia divina, se sintió cambiado en otro hombre»
Anónimo de Perusa,  1, 6-7

 Agenda del Santuario

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Peregrino del domingo, 31 de agosto (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. A todos deseamos una agradable estancia entre nosotros, cargada de dones espirituales.
Este domingo empieza el solemne Novenario de Santa María de Guadalupe, Patrona de Extremadura y Reina de la Hispanidad. Las peregrinaciones y celebraciones de los cuatro primeros días corresponden a los arciprestazgo de Navalmoral de la Mata (diócesis de Plasencia), Alcántara-Arroyo de la Luz (diócesis de Coria-Cáceres), Puente del Arzobispo (archidiócesis de Toledo) y Villafranca de los Barros (archidiócesis de Mérida-Badajoz).
La Parroquia de Guadalupe inaugura el Novenario con la III Peregrinación al santuario de Nuestra Señora. Saldrá de la Avenida Juan Pablo II/carretera de la Variante a las 7.30h. ¿No vas a venir?
Categoría : Noticias | religiosidad
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder