Noticias

¿Cuaresma aún en el siglo XXI?

Publicado el 06/03/2017

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

  ¡Sí, Cuaresma aún en el siglo XXI! No te asustes, no te encojas, no te des media vuelta, hermano y discípulo de Cristo. Entérate de que es Cuaresma, no te la pierdas, vívela a tope. Abre bien los ojos, los oídos, deslumbrados, aturdidos por focos y decibelios. Tú, joven, ábrelos el que más. Ábrelos a la luz que no deslumbra ni ciega, a la voz que no hiere ni machaca. Nunca hombre alguno habló como él. Nunca miró nadie con tanta ternura a los despreciados y a los que, aun siendo suyos, le traicionaron. Ensancha y abre el corazón. Hasta ahí llega esa luz, para hacerte ver lo divino que eres. Hasta ahí llega esa voz, para aplacar las tormentas de ese mar, para asegurarte que eres inmenso como el mar, como el cielo, para convencerte de que eres el cielo del cielo y llenarte de soles sin ocaso.

¿Cuaresma de ayuno, limosna y oración aún en el siglo XXI?

¡Sí, y en el XXII cuando llegue! Vívela, cristiano, que no te pase inadvertida y sin provecho.

AYUNA. No te obsesiones con sacarle a la vida todo el jugo del goce. Ayuna de tus vicios y violencias, no alardees de ellos, rompe con ellos aunque te duela. No seas veleta zarandeada por los vientos de todos los deseos, encamínalos para que no te destrocen ni a ti ni a nadie, para que te lleven a la meta de ser tú mismo de verdad. No quieras todo para ti. ¿Qué quedaría para los demás? ¿Qué quedaría para ti si todos acumulasen como tú? Curra, no te escaquees de tus obligaciones. Estáte alerta, no vivas grogy, no vayas por la vida como un zombie, que, detrás de la esquina de cada anuncio, puede haber un comecocos. Destierra de tu vida la venganza. No dejes que te lleven los demonios ante los reveses y ofensas. Huye del odio y derrotismo como de infartos mortales. No dejes que el rencor te roa las entrañas como un cáncer, cúratelas con el perdón. No te cebes en la carne de tus semejantes. No te aproveches ni te pongas por encima de nadie. No atropelles, no seas falso, duro, injusto. Admite tus fallos. Vacíate de todo lo que te sobra, de todo lo inútil que te ahoga y asfixia tu espíritu, de todo lo que te dificulta abrirte a Dios y al prójimo, de todo lo que te impide amar y ser tú mismo. Lucha por tu libertad plena, libérate de todo lo que te hace esclavo. Naciste libre, así te hizo y te quiere Dios. ¿Ves? ¡Menudo ayuno! ¡Y de lunes a domingo, no sólo el viernes!

DA LIMOSNA. Generosa, no a cuentagotas o a migajas. “No te guardes nada, gasta, derrocha alegrías, dichas…” (Pedro Salinas). ¿Cuánta limosna de paciencia, atenciones, ayuda, comprensión, cariño has recibido? Párate a pensarlo, a contar los tesoros que todos te han dado. Te verás pobre y mendigo, pero lleno y feliz. Verás (sin envidia) los bienes que atesoran los demás y cómo reparten, cómo te los dieron y te los dan. Y verás que todos somos necesitados, mendigos, nos atrevamos a pedir o no, nos atrevamos a reconocerlo o no. No te dé vergüenza ser por-diosero: pedir y esperar, por Dios, comprensión, ayuda, aprecio y cariño. Quiere y déjate querer, y da siempre las gracias. ¿Podrás pagar alguna vez todo lo que recibiste y terminar de dar de lo que llevas y los demás, todos, necesitamos?

            No eches siete cerrojos a tu corazón, lo convertirías en antro y tumba, ábrelo a todos y será cada día más grande y rico. No te limites a aguantar a los demás, acéptalos como son. No eches pestes de tu vecino, llévate bien con todos, háblate con todos, voten al partido que voten. Anima al que pasa la “depre” y no tiene ganas de vivir. No dejes que a nadie devore su soledad. Ayuda a “desengancharse” al que está “enganchado”. Sé para los tuyos un manantial de gozo y confianza. Abre a todos las manos y verás cuántas riquezas hay en ellas y cómo se multiplican dando. “No pierdas a fuerza de guardar, recoge a fuerza de repartir; al dar te haces limosna a ti mismo” (San Pedro Crisólogo). La mayor riqueza: dar. Disfrutarás de tanta felicidad como des. Devuelve a Dios tanto como te dio, que no te quedarás sin ello, volverá a ti enriquecido. A Dios, que te lo dio todo, ofrécele tu alma, ofrécete tú entero. Él también te pide limosna. ¡Limosna que no te puede dar el Banco de España ni el mayor holding, pero que está en tus manos de pobre!

ORA. No te limites a rezar, ora a Dios. Lo llevas en ti, él espera que te des cuenta de su presencia, espera que bajes a lo profundo de tu corazón y lo descubras ahí, que le mires, le escuches, le hables. Él también quiere cariño, tu cariño. Ora: entra en ti, no estés siempre fuera, “en la calle”, pues, entonces, ¿quién serías? ¿de quién serías? Necesitas calor de hogar. Ora: entra en tu corazón: ahí está la paz, la luz, la fuerza que necesitas para luchar, para sobrevivir, para que respire tu alma, para no sucumbir a los golpes de la vida y de la muerte, para ser libre, para amar. Ora: escucha la Palabra limpia, que toca, sana y eleva el corazón. Ora: entérate de que eres divino, créetelo, no te tengas por menos, ni te quedes subdesarrollado, llega a ser lo que eres. Ora: Pon ante el Señor tus desánimos y tus desesperanzas, tus miserias y tus deseos más limpios, que nunca llegas a cumplir, pero que son lo mejor de ti, pon ante él las necesidades y sufrimientos de todos los hombres, pídele confianza en la vida y en tu prójimo, pídele que nunca te falte la luz del corazón, pídele fuerza para cargar con el dolor y el pecado del mundo, para ir con esa cruz a la Pascua. Ora: vuelve a tu corazón, vuelve a ti, que es volver a Dios; vuelve a Dios, que es volver a ti. Ora: vuelve, hermano, a tu corazón.

            ¿Y qué saco yo con esto? Ya te lo he ido diciendo. Serás como quisieras ser. Irás con Jesús, tu hermano, el hermano de todos, hacia la Pascua, su Pascua, tu Pascua, nuestra Pascua. Conseguirás que tu vida sea Pascua y que tu cruz se convierta en fuerza y luz que vencerá la noche de tus errores, penas, angustias y temores. ¡Qué aurora pascual te espera si vives la Cuaresma con el corazón! ¡Y cómo esa aurora, de Cristo y tuya, difundirá la luz de la alegría por este mundo, tuyo, nuestro y de Cristo!

Marcos  Rincón  Cruz

Humor de vigilia

Discípulo: –¿Cuál ha sido la mayor dificultad en el desierto? ¿El hambre? ¿La sed? ¿La tentación de Satanás?

Jesús: — … Que en el desierto no había conexión de Internet, ¡Ni siquiera Wifi!

La Pascua está cerca. Ponte en camino

Categoría : Noticias
  • Comparte :
Comentarios desactivados

No caer en la tentación

Publicado el 04/03/2017

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El tiempo de Cuaresma está ordenado a la preparación de la celebración de la Pascua. En efecto, la liturgia cuaresmal dispones a la celebración del Misterio Pascual, tanto a los catecúmenos [candidatos al Bautismo, Confirmación y Eucaristía: sacramentos de la Iniciación cristiana o sacramentos pascuales], haciéndolos pasar por los diversos grados de la Iniciación cristiana, como a los fieles, que recuerdan el Bautismo y hacen penitencia. El tiempo de Cuaresma va desde el Miércoles de Ceniza hasta la Misa de la Cena del Señor, exclusive. Desde el principio de la Cuaresma hasta Vigilia Pascual no se dice Aleluya. El miércoles que da principio a la Cuaresma, que es en todas partes día de ayuno [y abstinencia], se imponen las cenizas. Los domingos de este tiempo se llaman: primer, segundo, tercer, cuarto quinto, domingo de Cuaresma. El sexto domingo, con el que principia la Semana Santa se llama “Domingo de Ramos de la Pasión del Señor”(NUAL núm. 27-30).

El color litúrgico de Cuaresma es el morado.

1. Lecturas del I Domingo de Cuaresma

[Año A: Génesis 2,7-9;3,1-7; Romanos 5,12-19; Mateo 4,1-11].

Apóstol: «En resumen, lo mismo que por un solo delito resultó condena para todos, así también por un acto de justicia resultó justificación y vida para todos. Pues, así como por la desobediencia de un solo hombre [Adán y Eva], todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo [CRISTO], todos serán constituidos justos».

Evangelio: «EN aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo [...]. Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los ángeles y lo servían».

2. Meditación

1.-  El Espíritu de la vida y la fuerza de Dios derramado sobre Jesús en el Bautismo lo conduce al desierto, el lugar para Israel del encuentro con Dios y con el diablo. En esta dimensión figurativa y teológica de las tentaciones, la estancia de Jesús se fija en cuarenta días, que es un número simbólico que refiere una situación estable de paz, o también, si se cifra en años, es igual a una generación, es decir, el tiempo en que una persona o un pueblo se hace, en este caso los años que camina Israel hasta alcanzar la tierra prometida. Aplicado a Jesús, estos días indican la duración de su inmediata actividad pública hasta su resurrección, en la que se revela progresivamente su verdadera identidad de Hijo de Dios. Satanás, el adversario del hombre, un acusador, un fiscal, o el espíritu del mal desafía a Jesús. Y lo desafía para que abandone la misión que Dios le ha encomendado como Hijo de iniciar el Reino en forma de hombre, de siervo, sin poderes excepcionales para defenderse o imponerse a los demás.

2.– La primera tentación recuerda cuando Jesús alimenta a la multitud en la multiplicación de los panes en su condición poderosa de Hijo de Dios (Mc 6,35-44par) como signo de su preocupación por la vida de los demás. Por consiguiente, su poder filial puede utilizarlo en beneficio propio cuando tenga hambre, o cuando se vea en peligro, pero esto le desviaría de su forma servicial de vida. La segunda tentación propone usar sus poderes filiales tirándose desde el lugar más público de Israel para hacer una exhibición de cara a la galería, con lo que seduciría a las masas. Se le invita a realizar un signo con que demuestre su filiación gloriosa y poderosa. Esta escena evoca el momento cuando Jesús está muriendo en la cruz y resuenan estas palabras en sus oídos: «Se ha fiado de Dios: que lo libre si es que lo ama. Pues ha dicho que es hijo de Dios» (Mt 27,43). Sin embargo, la salvación viene con un estilo de amor, cuyo sacramento es el servicio y el sacrificio. Pero este estilo, al que Jesús es fiel, no lo conocen sus adversarios ni sus discípulos. Por último, se le ofrece a Jesús ser señor de multitud de reinos, con tal de adorar al diablo. Pero Jesús no ha venido a mandar, «sino a servir y a dar su vida como rescate por todos» (Mc 10,44-45).

3.– Jesús no cae en la tentación, porque es fiel al Señor por medio de la oración. Nosotros también percibimos a lo largo de nuestra vida las tentaciones de evadirnos de nuestras resposabilidades familiares, sociales y religiosas. También nos sentimos tentados de ser el centro de todos los corros y de imponernos por la fuerza a los demás. Y Jesús nos enseña que el único camino para alcanzar nuestra dignidad humana y la única posibilidad de hacer el bien a todos, es servir, como expresión máxima del amor. Y el amor a Dios y a sus hijos es lo que hace a Jesús superar las tentaciones. Es el ejemplo a seguir. Marcos concluye con una frase que indica la paz del paraíso prometido por Dios: «Vivía con las fieras y los ángeles le servían» (1,13). Los animales no son ahora enemigos en busca de su presa, sino los que acompañan al hombre en el camino de la vida. Y los ángeles que le sirven recuerdan la apertura de los cielos por la permanente relación de fidelidad de Dios hacia Jesús, al que se mantiene unido a lo largo de todo su ministerio público. El mismo Dios que se mantiene también fiel a los que colaboran con Jesús en su misión de reunir a sus elegidos.

Fray Francisco Martínez Fresneda, ofm [http://fresnedaofm.es/2017]

3. Contemplación

 

El valor es lo que cuenta

Un orador inició su seminario mostrando al auditorio un billete de 20 dólares. Dirigiéndose a los 200 espectadores preguntó:– ¿Quién quiere este billete? Muchas manos se levantaron. Luego dijo:– Se lo voy a dar a alguno de ustedes, pero primero permítanme hacerle esto… Y lo hizo una bolita, dejándolo todo arrugado. Entonces insistió:– ¿Quién lo quiere todavía? Las manos volvieron a subir. Continuó:– ¿Y si le hago esto…? Y lo dejó caer al suelo y lo empezó a pisotear. Al recogerlo lo mostró al auditorio. Así, todo arrugado y sucio, preguntó:– Y así, ¿todavía lo quieren? Las manos se mantuvieron arriba.– Amigos, han aprendido una lección muy valiosa: No importa todo lo que le haya hecho al billete, ustedes lo quieren porque su valor no ha disminuido.

Muchas veces en nuestras vidas caemos, nos arrugamos, o nos revolcamos en la tierra por las decisiones que tomamos y por las circunstancias que nos rodean. Llegamos a sentir que no valemos nada. Pero no importa lo que hayamos pasado o cuanto pueda ocurrirnos, nunca perdemos el valor que tenemos ante los ojos de Dios. Sucios o limpios, abatidos o finamente alineados, para Él somos invaluables.

Selección de fray Francisco Arias Marcelo, OFM

Agenda del Santuario

 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 5 de marzo (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
  4. Durante los viernes de Cuaresma, celebrada la misa vespertina, se reza el ejercicio del Vía Crucis.

La Pascua está cerca. Ponte en camino

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Pascua a la vista, ponte en camino

Publicado el 28/02/2017

Cuaresma, el camino hacia la Pascua

Este año, el primer día del mes de marzo coincide con el Miércoles de Ceniza, con el que iniciamos el tiempo de Cuaresma siguiendo una tradición de muchos siglos. Cada año, la fecha que inicia este periodo de cuarenta días es un día variable en el calendario. Esto se debido al cálculo que  determina en qué domingo celebramos la fiesta de Pascua, es decir, el domingo después del plenilunio [luna llena] de primavera, que este año es el 16 de abril. Por tanto, es importante indicar que la Cuaresma viene siempre determinada por la fecha de la Pascua, y transcurre así el camino de cuarenta días, si excluimos los domingos –días no penitenciales–, para disponernos adecuadamente a celebrar y vivir jubilosamente los días nucleares del Año litúrgico: el Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección del Señor [viernes santo, sábado santo y domingo de Pascua].

Imposición de la ceniza, signo penitencial

Como elemento característico de este día, a parte de la práctica del ayuno y la abstinencia, está la imposición de la ceniza en la cabeza de los que participan hoy en la misa. Es un rito que se remonta, según indican los documentos, a finales del siglo XI en la Iglesia de Roma. La ceniza es una señal de penitencia, como nos dice la propia monición que precede a la bendición. La segunda de las oraciones propuestas nos recuerda que “somos polvo y al polvo hemos de volver”. La ceniza, según una costumbre arraigada, proviene de la quema de las palmas que se usaron el Domingo de Ramos. Es, por tanto, el fruto de trasformación provocada por el fuego. Así mismo, si tomamos conciencia de nuestra condición frágil y mortal, significada por la ceniza, podemos conseguir el perdón de nuestros pecados en la celebración de su Misterio pascual y, con un corazón limpio y purificado por el fuego de la gracia divina, emprenderemos el camino de una vida nueva, a imagen de Jesucristo glorioso.

Ayuno, limosna y plegaria

La oración colecta de la Misa de hoy abre la celebración, sin ningún otro elemento previo, después de la salutación inicial. El acto penitencial habitual queda sustituido por el rito de imposición de la ceniza una vez se ha proclamado el evangelio y se pronunciado la homilía. Las primeras palabras de esta oración inicial ya nos sitúan en la importancia de “comenzar el combate cristiano con el ayuno santo“. No ayunamos por cuestiones dietéticas, como es común en los países occidentales. Queremos ayunar bajo la mirada de Dios Padre “que ve en lo escondido” (evangelio), para que así seamos fortalecidos en la lucha contra el espíritu del mal con el auxilio de una vida sobria y de abstinencia de aquello que no nos es necesario para la vida cristiana.

El ayuno, también anunciado en la lectura de la profecía de Joel, lo hemos de acompañar con nuestra limosna y nuestras privaciones voluntarias porque estas permitan, como reza el primero de los prefacios propuestos para la misa de hoy “dar de comer a los necesitados” y hace que seamos imitadores de la generosidad de Dios, que se compadece del pueblo que él ama (cf. primera lectura y salmo responsorial), al mismo tiempo que dominamos nuestro orgullo y nos permiten crecer en la humildad. La plegaria, tercer medio de conversión durante este tiempo de gracia, es la escucha atenta de la voz de Dios para que nuestros corazones no se endurezcan (cf. versículo antes del evangelio) sino que, limpios de pecado por nuestras obras de caridad y nuestras penitencias (oración sobre las ofrendas) nos preparemos bien para poder celebrar piadosamente los días santos de nuestra redención.

Estos tres medios tradiciones que hemos citado y que identifican al periodo cuaresmal encuentras su origen básicamente en la perícopa evangélica de la Misa de hoy, que está contenida en el largo y conocido Sermón de la montaña, según la versión del evangelista san Mateo.

Cf. Joan Obach Baurier (Misa dominical  2017/ 03 pp. 33-34

La Pascua está cerca. Ponte en marcha

 [Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

Categoría : Fe y Cultura
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder