Noticias

Como vuestro Padre del cielo

Publicado el 18/02/2017

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El día litúrgico en general. Cada día se santifica por las celebraciones litúrgicas del Pueblo de Dios, especialmente mediante el sacrificio eucarístico y el Oficio divino. El día litúrgico va de medianoche a medianoche. Pero la celebración del domingo y de las solemnidades comienza en la tarde del día anterior. El domingo. Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial. Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor. (NUAL núm. 3-5)

El color litúrgico del  Tiempo durante el Año es el verde.

1. Lecturas del VII Domingo del tiempo durante el Año

[Año A: Levítico 19,1-2.17-18; Corintios 3,16-23; Marcos 5, 38-48].

Apóstol: «Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: «Él caza a los sabios en su astucia». Y también: «El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos».

Evangelio: «Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

2. Meditación

1.- La ley del talión la refiere Jesús como el culmen de la ética del judaísmo y se comprende dentro de las perspectivas de la historia de Israel, es decir, es necesaria la represalia o venganza al mal ocasionado. Al mal se le responde con la misma lógica violenta y conforme al principio de proporcionalidad (cf. Éxodo 21,23-25). Con esto se le señalan unos límites a la venganza, pues en otros tiempos la revancha era mayor que el daño y de consecuencias imprevisibles. Más tarde, con el pensamiento sapiencial, aparece la idea de no alegrarse del mal ajeno, pues ello no complace a Dios y se puede caer en desgracia: «No me alegré en la desgracia de mi enemigo, ni su mal fue mi alborozo» (Job 31,29); es más, se aconseja que se haga el bien como otra forma de respuesta al mal: «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber» (Proverbios 25,21). Jesús radicaliza esta nueva manera de actuar y coloca su fundamento en la voluntad divina, en la nueva actitud de amor que Dios ha adoptado en sus relaciones con el hombre. Por eso está fuera de lugar devolver el daño sufrido, pues lo que provoca es aumentar la intensidad de la violencia y desgarrar aún más las heridas abiertas por la agresión. Dar un guantazo en la mejilla era corriente entonces como señal de injuria y desprecio, y dársela a los discípulos, que es seguramente a lo que se refiere el dicho, incluye menospreciar el mensaje de Jesús. El segundo caso. El manto tiene más valor que la túnica y es fundamental para pasar las noches en Palestina. Lo mismo se ha de responder al abuso de recorrer una milla, seguramente referido a un servicio público exigido por la autoridad militar o los funcionarios públicos a sus súbditos.

2.- Jesús recomienda el amor y la oración por los enemigos ante la experiencia del rechazo personal y social que están percibiendo y tantas veces sienten los cristianos de la sociedad (cf. Mateo 10,17-18). La razón no es la participación de una misma naturaleza, o defender la armonía del cosmos como espejo de la bondad de Dios al estilo griego, o el texto del Salmo (145,9): «El Señor es bueno con todos». Jesús absolutiza y radicaliza el amor como obras y acciones concretas que determinan la conducta permanente de cualquier seguidor suyo ante el que lo descalifica y le hace un daño real. Presupone la afirmación de Lucas: amad a los que os odian, a los que os maldicen,a los que os calumnian (cf. Lucas 6,27-28), lo que lleva consigo ser bien vistos por Dios: «Bienaventurados los perseguidos…» (Mateo 5,10-11). Y son del agrado divino porque reproducen el amor paterno de Dios a todas sus criaturas.

3.- El punto de partida de Jesús es el mismo con el que termina la antítesis anterior pero escrito en positivo: el amor de Dios a su criatura, la ilimitada ternura o la libre cercanía del amor de Dios a toda persona. Esto provoca la profunda alegría y el gozo interior de los que descubren y aceptan este nuevo movimiento divino, y les obliga a vivirlo con todos los hombres en el contexto de la presencia del Reino. Entonces el campo de las relaciones humanas se queda sin fronteras al no levantar Dios muro alguno para establecer contacto con los vivientes. Por su paternidad universal fundamenta una dignidad común y un común reconocimiento entre todos. De esta manera se supera la obligación de no querer a los que no forman parte del pueblo o de la misma etnia o familia, o son aborrecibles por su conducta, además de borrar la imagen de un Dios que simboliza la violencia humana. Pensemos en África, América, Europa, en nuestra ciudad y pueblo: ¿cómo son nuestras relaciones familiares, sociales, culturales, étnicas? ¿Las establece el interés propio, la sangre, el dinero? Porque el amor a los enemigos va más allá de la oración y abarca una serie de gestos y acciones sociales que posibilita la identidad histórica del Dios de Jesús por medio de las conductas de los cristianos. Si el comportamiento de sus seguidores reproduce el de cualquier familia o grupo cerrado, nada supone de novedad para ellos la relación bondadosa de Dios. Pues Dios por su amor no sólo se acerca al hombre, sino a toda la creación, sin exclusión alguna. Es el Dios del amor universal, y no el Dios al que se le da culto en el templo de Jerusalén (cf. Marcos 11,15-19par), o en el Garizín (cf. Juan 4,21).

Fray Francisco Martínez Fresneda, ofm [http://fresnedaofm.es/2017]

3. Contemplación

El raro caso del gato y el pajarito

El gato grande y el pajarito no podían ser amigos. El gato grande era gordo y perezoso. El pajarito de los sietecolores tenía una pequeña caja de música en su suave garganta, y todo el día estaba cantando y saltando en su jaula. Esto era lo que cantaba: “Vengo a decir una cosa y pongan mucha atención el gato grande es tan flojo que no caza ni un ratón.”

Cierto día el pajarito se salió de su jaula –él también quería su libertad- y el gato grande se propuso desquitarse de sus bromas. Pero cuando iba a hacer esto, el pajarito de los siete colores abrió su cajita de música y cantó: ” Vengo a decir una cosa y pongan mucha atención el gato grande es tan bueno que no mata ni un ratón.”

El gatazo, conmovido, lo abrazó. El pajarito después cogió vuelo y se fue muy lejos. Pero dicen que algunas veces regresa y visita al gato grande. Porque desde aquel día en que se abrazaron son los mejores amigos del mundo.

Selección de fray Francisco Arias Marcelo, OFM

Agenda del Santuario

 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 19 de febrero (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.

1917-2017  Centenario de las Apariciones de la Virgen en Fátima (Portugal)

Este año, vayas o vengas de Fátima…,

entra en Guadalupe ¡Te harás bien!

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

[Oficina de Información del Real Monasterio]

XXV Encuentro de Cofradías

Hace 25 años que la Delegación de Hermandades y Cofradías de la hoy Archidiócesis de Mérida-Badajoz se reunió por primera vez en el Santuario de Guadalupe, iniciando así los encuentros anuales de tan importante grupo eclesial formado por 346 hermandades. A nadie resultará extraño que diócesis tan querida en esta Casa viniera ante su Patrona, la Virgen, porque (como muchas veces hemos dicho sin cansarnos) el resurgimiento de la devoción a la Virgen Negra de las Villuercas se debe, en gran parte, a la Diócesis de Badajoz y a las incontables peregrinaciones anuales que hacía por el mes de octubre a este Real Monasterio. Con tal motivo, el próximo domingo 19 de febrero, el Real Monasterio acoge la edición vigesimoquinta del Encuentro, con el programa que publicamos aquí.

Vuelve a ser una ocasión de gozo para la Comunidad franciscana recibirles de nuevo, junto al señor arzobispo, D. Celso Morga, y al Delegado episcopal, D. Pedro Fernández Amo. Por tal motivo, durante la Misa de ese día (cerca de las 13.00h) procederemos a la Ostensión Extraordinario del Sagrado Lignum Crucis que posee este Real Monasterio, regalo de Enrique IV, sepultado en este Santuario.

Y el sábado 18, concierto Banda del Nazareno

Si Badajoz es querido en Guadalupe, los de Villanueva de la Serena (Badajoz) son como nuestros feligreses. El sábado, 18 de febrero, anticipo del gran Encuentro de la metropolitana, la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Nazareno, perteneciente a la Hermandad y Cofradía de N.P. Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Calvario, de Villanueva de la Serena, peregrinará al Santuario y ofrecerá un concierto cofrade.

Tras ensayar todo el invierno de 1990, la Banda, compuesta por tambores, bombos y cajas, sale a la calle por primera vez el Miércoles y Jueves Santo de 1991. En el año 2005, tras algunos titubeos, la Junta Gobierno le asigna la dirección a Alonso Manuel Carmona e Isidro Parejo, que además de ser músicos profesionales son miembros de la Hermandad desde edades bien tempranas. En el Certamen de Bandas de Cornetas y Tambores y Agrupaciones Musicales de la localidad de Cabeza del Buey (2006) esta banda se erigió como unas de las auténticas protagonistas. Tras la Semana Santa del mismo año se retoman los ensayos, con caras nuevas y mucha ilusión. A principios de 2007 sustituyen el hábito penitente por su uniforme actual, inspirado en un traje de gala del Ejército Español. Posteriormente, la dirección se incrementó con Miguel Lozano como subdirector, y Miguel José Sayago y Cristian Gallego como adjuntos. Desde 2006 la banda realiza obras caritativas, como la famosa “Operación Carretilla”.

En Cuaresma organizan uno de los certámenes de bandas cofrades más importantes de la región, y entre su extenso repertorio cuentan con varias marchas propias, compuestas por Isidro Parejo, destacando la del “Papa Francisco”. Entre sus históricas actuaciones, mencionan la participación en el Certamen de Bandas de Cornetas y Tambores de Los Santos de Maimona, el Certamen de Bandas de Badajoz, la Procesión de los Reliquias de la Beata Madre Matilde tras su Beatificación, la Procesión Magna de San Lorenzo del Escorial y el IV Congreso Nacional de Bandas Cofrades de Sevilla. En la actualidad acompañan musicalmente a su Hermandad del Nazareno, a la Virgen del Carmen, el Corpus Chisti y San Bartolomé, de Villanueva de la Serena; a la Virgen de la Antigua, de La Haba, y el Señor de la Oración en el Huerto, de Don Benito. Y muy probablemente la solemne procesión de Santa María de Guadalupe, el próximo 8 de septiembre de 2017, Dios mediante.

Categoría : Noticias
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Como Dios manda

Publicado el 11/02/2017

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El día litúrgico en general. Cada día se santifica por las celebraciones litúrgicas del Pueblo de Dios, especialmente mediante el sacrificio eucarístico y el Oficio divino. El día litúrgico va de medianoche a medianoche. Pero la celebración del domingo y de las solemnidades comienza en la tarde del día anterior. El domingo. Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial. Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor. (NUAL núm. 3-5)

El color litúrgico del  Tiempo durante el Año es el verde.

1. Lecturas del VI Domingo del tiempo durante el Año

[Año A: Eclesiástico 15,16-21; Corintios 2, 6-10; Marcos 5, 17-37].

Apóstol: «Hablamos de sabiduría entre los perfectos; pero una sabiduría que no es de este mundo ni de los príncipes de este mundo, condenados a perecer, sino que enseñamos una sabiduría divina, misteriosa, escondida, predestinada por Dios antes de los siglos para nuestra gloria».

Evangelio: «EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud».

2. Meditación

  1.- Jesús, subido a un monte como Moisés en el Sinaí, afirma la validez de la Ley que el Señor le donó a Israel. Pero dicha validez no significa un cumplimiento externo y superficial, ni un enquistamiento para la vida creyente, sobre todo cuando cambian las circunstancias históricas y el Señor se revela desde otra perspectiva. Ahora, con Jesús, Dios se manifiesta como Padre lleno de misericordia, que mira el corazón de sus hijos. Jesús cumple las leyes dadas por el Señor a Israel y las recomendaciones y consejos que enseñaron los profetas como venidas de la voluntad divina. Con la Ley y las enseñanzas se intentaba que Israel fuera fiel al Señor tanto cuando era libre como esclavo de los imperios que le dominaron. De hecho su autonomía o cuando era sometido a las potencias extranjeras dependía de su observancia o de su transgresión de la ley, o de esquivar la voluntad del Señor expresada por boca de los profetas. Jesús ahonda la voluntad divina tipificada en la Ley y los profetas. Es otro mundo el que anuncia, porque es otro Dios el que revela: el Dios del amor y la misericordia.

2.- La ley nueva de Jesús no es algo exterior a los creyentes, sino interior, que modela sus actitudes fundamentales, perfeccionando la ley del Sinaí. Dios mira el corazón de cada cual. El espíritu de amor filial al Padre de los discípulos de Jesús les conduce a abandonar la idea de un dios perseguidor, iracundo, que premia y castiga, que reduce la relación a un culto externo de sacrificios y ofrendas. Ahora no matar, no cometer adulterio, no divorciarse, no jurar en falso no basta para mantener una relación filial con Dios y fraterna con los hombres. Es toda la persona la que se debe implicar en la apertura del corazón al Señor y en la entrega gratuita y sincera. Jesús proclama que el respeto a los otros (al hermano, a la mujer) y a uno mismo se enraíza en el centro de nuestra vida, no sólo en los actos de bien, sino también en la intención y actitud interior.

3.- Es el corazón y el deseo lo que aquí señala Jesús, realidad diferente del sentimiento y la imaginación, que son muy difíciles de dominar. La mayoría de nosotros no matamos, ni cometemos adulterio, ni juramos en falso. Sin embargo, cuántas veces hemos deseado vengarnos y matar a quien nos critica o hace daño; cuántas veces deseamos mujeres y hombres distintos de aquellos con quienes convivimos; cuántas veces no decimos la verdad, o simplemente no nos callamos antes que mentir. Lo que enseña Jesús es que no odiemos, sino amemos, para evitar la venganza y la ofensa. Y con dicho amor, expresado tantas veces en la afectividad humana, que no juguemos, sino que seamos fieles a la que o al que le dijimos sí un día, y no tentemos a la mujer o al hombre que son de otros. Y que nuestras obras sean coherentes con lo que pensamos y decimos.

Fray Francisco Martínez Fresneda, ofm [http://fresnedaofm.es/2017]

3. Contemplación

¿A quién se refería el borrachín?

Se cuenta que, en un pueblo, había un hombre fiel y cumplidor: observaba los mandamientos de la ley de Dios y los de la santa Madre Iglesia, acudía puntualmente a la misa de los domingos, cumplía la ley del ayuno y la abstinencia….

Tenía como vecina, una señora mayor, que era muy descuidada con los mandamientos: había veces que se le olvidaba rezar porque se liaba de cháchara con sus vecinos; otras, faltaba el domingo a misa porque se había ido a preparar la comida a una familia cuya ama de casa estaba en cama con fiebre; un día de Navidad no fue a las celebraciones porque se le ocurrió preparar chocolate con churros a los ancianos de la residencia. En fin, que no era una cristiana cumplidora.

El señor que tenía por vecino, preocupado por ella, le decía que tenía que ser mejor cristiana, que si no, se iba a condenar; que las normas están para cumplirlas, aunque a veces cuesten y no nos gusten. Ella le oía de buen grado, pero, enseguida, se le olvidaban los buenos consejos de su vecino, y volvía a las andadas.

Coincidencias de la vida, murieron los dos el mismo día. Cuando se enteraron los del pueblo, la casa de la señora, era un ir y venir de vecinos: unos llevaban café, otros dulces, otros platos de comida, otros bebidas. ¡Vamos, que no parecía que sintiesen mucho la muerte de la señora! Por el contrario, en la casa del señor, su vecino, había sólo un puñado de personas, en estricto silencio, vestidos de negro y en completo ayuno. Acertó a pasar por la calle el borrachín del pueblo, y, con mucha dificultad, llegó a decir: “Éeesse…. eeess el cieeeelo, Aaaquéeelll….., el iiinfieeerno”. ¿A quién se refería?

Selección de fray Francisco Arias Marcelo, OFM

Agenda del Santuario

 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 12 de febrero (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.

1917-2017  Centenario de las Apariciones de la Virgen en Fátima (Portugal)

Este año, vayas o vengas de Fátima…,

entra en Guadalupe ¡Te harás bien!

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder