Noticias

Se sacieron de comer y sobró

Publicado el 28/07/2018

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El tiempo común «durante el año»

Fuera de los tiempos que poseen su característica propia, quedan en el ciclo anual, 33 ó 34 semanas en que no se celebra ningún aspecto particular del Misterio de Cristo. Con todo, también se celebra en ellas el mismo Misterio de Cristo en su plenitud, especialmente el domingo. Este período se llama tiempo «durante el año». El tiempo «durante el año» comienza el lunes siguiente al domingo que cae después del 6 de enero y se continúa hasta el martes anterior a la Cuaresma, inclusive: comienza nuevamente el lunes después del domingo de Pentecostés y se acaba antes de las primeras vísperas del primer domingo de Adviento.
Por esta causa, se usa una serie de formularios para los domingos y ferias de este tiempo, que se encontrarán en el Misal y en la Liturgia de las Horas. [NUAL, 43-44]

El color litúrgico de este tiempo es el VERDE

1. Lecturas del  Domingo XVII del Tiempo Ordinario

[Año B: II Reyes 3, 42-44; Efesios 4, 1-6; Juan 6, 1-15]

Apóstol: «Os ruego que andéis como pide la vocación a la que habéis sido convocados».

Evangelio: «Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: –Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie
».

2. Meditación

1.– Jesús enseña con compasión y misericordia a las ovejas abandonadas de Israel, compasión que también abarca a la multitud extenuada y con hambre: «Me da lástima esa gente, pues llevan tres días junto a mí y no tienen qué comer» (Mc 8,2). Jesús manda a los discípulos que les provean de comida con la intención de mostrarles su impotencia y hacerles ver que no es solución que la misma gente se pueda abastecer de comida. Con el dinero que tienen es imposible comprar comida para tanta gente. Le dicen que un muchacho tiene cinco panes de cebada y dos peces. El pan de trigo o cebada (cf. Jn 6,9) es el alimento base de la población pobre, y el pescado es lo que se añade, lógicamente, en las riberas del lago. Todo esto crea y prepara la situación para el milagro.— El texto que trae la liturgia de hoy es del Evangelio de Juan, aunque tiene referencias a las dos redacciones de Marcos, que usa una tradición parecida pero no directamente dependiente. El signo de la multiplicación de los panes, según Juan, es para que el pueblo perciba que es el profeta esperado; sin embargo, para Marcos es para que los discípulos «vean» y «comprendan» a Jesús; y comienzan a «entreverlo» con la confesión de Pedro: «Tú eres el Mesías» (8,29). Los Evangelios relacionan entonces los títulos de profeta, mesías, rey, títulos que la comunidad cristiana dará a Jesucristo.

2.- «Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado». Los gestos y palabras de Jesús evocan el rito que el padre de familia hace al partir el pan en la comida. Es una oración en la que se suele incluir la acción de gracias, la bendición y la alabanza, en las que actúa la relación de Dios a los hombres y de los hombres a Dios a partir, y con ocasión, de las cosas y acciones que mantienen y defienden la vida humana. El pan suele tener la amplitud de un plato, y el primer trozo se lo come quien lo bendice y lo distribuye. Y hay tal cantidad, que sobraron doce canastas. Este dato señala la magnitud del milagro y lo que es más importante: la participación en la mesa de Jesús de toda clase de gente; todo el mundo tiene cabida, sea de la condición que fuere. Es la dimensión universal del Dios del Reino que ofrece la enseñanza y el pan, es decir, la vida.

3.- El milagro trata de la comida de los hombres, y entendida como un don de Dios. Él da el alimento esencial para vivir, el pan, que resume la subsistencia de todo hombre (cf Gén 37,25); el pescado se une al pan y al agua como tantas hierbas y carnes que los acompañan. Esta comida, como ofrenda de Dios, fundamenta la comunión entre los humanos, porque hace posible la amistad (cf Gén 43,25-34), la hospitalidad (cf Jue 19,20-21) y el perdón (cf 2Sam 9,7). La potencia de Dios cubre las necesidades del hombre cuando la creación y el trabajo no dan para comer, pero con una misma perspectiva: la comida es siempre un don, que sobreabundará en el banquete del Reino, y será como cuando Jeremías comunica a los desterrados: «Y vendrán entre aclamaciones a la altura de Sión, afluirán hacia los bienes del Señor: trigo y vino y aceite, y rebaños de vacas y ovejas; su alma será como huerto regado, no volverán a desfallecer» (Jer 31,12). Es la misión de los cristianos para los 870 millones de personas contabilizados que pasan hambre.

Fray Francisco Martínez Fresneda ofm  [http://familiafranciscana.com/2018]

 3. Contemplación

Peligrosos en el portal

Los magos salieron del pesebre de Belén dejando oro, incienso y mirra. En ese momento llegaron tres personas extrañas, sin cortejo y con aspecto siniestro. El primero tenía harapos, parecía hambriento y cansado. El segundo llevaba cadenas en las manos y los pies, y grandes cicatrices. El tercero tenía un cabello largo y sucio, sus ojos desfallecidos buscaban alivio.

Los vecinos del pesebre estaban asustados. Se apostaron a la puerta para protegerla, y le dijeron a san José:– Ten cuidado con esta mala gente que quiere entrar al pesebre. San José les respondió:– Todos, pobres o ricos, pueden presentarse ante el Niño. El Niño no pertenece a nadie, ni siquiera a sus padres. Dejad entrar a estos viajeros. Los tres necesitados estaban inmóviles, delante del niño. José se dirigió hacia el lugar donde estaban los regalos de los magos y ofreció el oro al hambriento, la mirra al prisionero y el incienso al triste.

La gente indignada gritaba:– No tiene derecho. Esos regalos son del Niño. Los tres visitantes agradecieron a José su generosidad, pero no aceptaron el regalo. Luego pasó una cosa extraña. El primero dejó su abrigo envejecido y remendado a los pies del recién nacido, el prisionero le entregó sus cadenas y el triste, su mirada perdida:– Tómalos. Acepta. Un día necesitarás un abrigo cuando estés desnudo, y bálsamo para curar tus heridas, y cadenas cuando te traigan cautivo. Acuérdate de nosotros ese día. Se hizo un silencio larguísimo y los tres mendigos salieron del pesebre consolados y fortalecidos. Habían compartido su vida y sus cosas con su Dios.

Selección de Fray Francisco Arias Marcelo, OFM.  [Fraternidad de Mérida]

 Agenda del Santuario

 La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Domingo, 29 de julio (12.00 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: comunidad@monasterioguadalupe.com

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe

  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.

Despedida

Durante más de seis años, bajo la mascarilla de Servicios Pastorales del Real Monasterio y Oficina de Información del Real Monasterio, fray Antonio Arévalo Sánchez estuvo actualizando esta página del histórico santuario mariano; casi los mismos que atendió los correos electrónicos de la Comunidad, la Biblioteca y la Revista de la casa. Habiendo sido trasladado recientemente del convento de Guadalupe, con esta entrega dominical se despide de uno y otro servicio. Queda muy complacido por el seguimiento, visitas y atenciones recibidas.

 

Pida un ejemplar gratuito y suscríbase a esta revista de la Virgen, decana de la prensa extremeña. Son cinco números al año y almanaque de pared (tamaño folio, portadas y 40 páginas en papel satinado a todo color): 19 €. Suscríbase ahora mismo en  guadalupe.mcs1916@gmail.com o dirigiéndose a: Revista Guadalupe  Real Monasterio s/n  10140 GUADALUPE (Cáceres)

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Sin tiempo para comer

Publicado el 21/07/2018

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El domingo, su valor para el cristiano

Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor.

[CPFP. Congregación para el Culto divino, 1988, nº- 4]

El color litúrgico de este tiempo es el VERDE

1. Lecturas del  Domingo XVI del Tiempo Ordinario

[Año B: Jeremías 23, 1-6; Efesios 2, 13-18; Marcos 6, 30-34]

Profecía: «Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas, de todos los países a donde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se multipliquen. Les pondré pastores que las pastoreen: ya no temerán ni se espantarán y ninguna se perderá».

Evangelio: «En aquel tiempo los Apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: –Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco. Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma».

2. Meditación

1.– El domingo pasado leímos que Jesús enviaba a los discípulos a proclamar la presencia del reino de Dios, presencia que se prueba con la curación de los enfermos y  la liberación de los poseídos por el diablo. Hoy recibe a sus discípulos cansados y agotados. Y les invita a descansar. Pero no pueden. Como sucede con Jesús en su primera gira por los pueblecitos costeros del lago de Galilea, así ocurre ahora. Los discípulos tienen tanto éxito como su Maestro, que reproduce los buenos  sentimientos del Señor cuando ve a su pueblo abandonado por los que debían cuidarlo y defenderlo de sus enemigos internos y externos.

2.- Jesús enseña a sus discípulos a ser auténticos pastores.  El punto de partida es querer al rebaño, y quererlo es compartir un mismo sentido de vida y saber con seguridad sus objetivos. La comunidad cristiana tiene a Jesús como cabeza que envía su Espíritu y Vida a todo el Cuerpo, formando una familia en la que todos los miembros participan de la potencia bondadosa del Padre (cf. Col 1,18). Jesús y sus discípulos no son como los potentados de la tierra y los jefes de los pueblos que los explotan y se sirven de ellos para sus propios intereses (cf. Mt 10,41-45). Son gente que no quiere al rebaño porque son obreros contratados y mal pagados, o que cuidan al rebaño a la fuerza y, por tanto, sin entrañas de misericordia (cf. Jn 10,11-18). Jesús le da sentido a su familia y fuerzas para cumplir dicho sentido de vida y no duda en entregar su vida por ella (cf. Jn 10,11)

3.– Todos tenemos alguna responsabilidad: en la familia, en el trabajo, en la Iglesia, en las Órdenes y Congregaciones religiosas, en las instituciones sociales, culturales, deportivas, musicales, etc., etc. Debemos seguir el ejemplo de Jesús: no ser asalariados, sino amar a las personas que forman dichas instituciones y, en el amor, entregarnos para constituir sociedades más justas y libres. Y para eso hay que dar y compartir lo mejor de nosotros mismos.

Fray Francisco Martínez Fresneda ofm  [http://familiafranciscana.com/2018]

 3. Contemplación

El salmo del pastor

Al final de una cena en un castillo inglés, un famoso actor de teatro entretenía a los huéspedes declamando textos de Shakespeare. Después se ofreció a que le pidieran algunas interpretaciones. Un tímido sacerdote preguntó al actor si conocía el Salmo 23(22). El actor respondió:– Sí, lo conozco, pero estoy dispuesto a recitarlo sólo con la condición de que después también lo recite usted. El sacerdote se sintió incómodo, pero accedió.

El actor hizo una bellísima interpretación, con una dicción perfecta.– El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes praderas me hace recostar…. Los huéspedes, al final, aplaudieron vivamente.

Llegó el turno del sacerdote, que se levantó y recitó las mismas palabras del Salmo. Esta vez, cuando terminó, no hubo aplausos, sino un profundo silencio. Todos lloraban. El actor se mantuvo en silencio, después se levantó y dijo a todos, notablemente emocionado:– Señoras y señores, espero que se hayan dado cuenta de lo que ha sucedido esta noche: yo conocía el Salmo, pero este hombre ¡CONOCE AL PASTOR!

 

Selección de Fray Francisco Arias Marcelo, OFM.  [Fraternidad de Mérida]

 Agenda del Santuario

 La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Domingo, 22 de julio (12.00 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: comunidad@monasterioguadalupe.com

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe

  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
 

Pida un ejemplar gratuito y suscríbase a esta revista de la Virgen, decana de la prensa extremeña. Son cinco números al año y almanaque de pared (tamaño folio, portadas y 40 páginas en papel satinado a todo color): 19 €. Suscríbase ahora mismo en  guadalupe.mcs1916@gmail.com o Revista Guadalupe  Real Monasterio s/n  10140 GUADALUPE (Cáceres)

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

De dos en dos

Publicado el 14/07/2018

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El domingo, su valor para el cristiano

Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor.

[CPFP. Congregación para el Culto divino, 1988, nº- 4]

El color litúrgico de este tiempo es el VERDE

1. Lecturas del  Domingo XV del Tiempo Ordinario

[Año B: Amós 7, 12-15; Efesios 1, 3-14; Marcos 6, 7-13]

Apóstol: «Él nos eligió en la Persona de Cristo –antes de crear el mundo– para que fuésemos consagrados e irreprochables ante él por el amor».

Evangelio: «En aquel tiempo llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió:–Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa. Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban».

2. Meditación

1.- Jesús envía a sus discípulos para expulsar demonios y curar enfermos, como él empezó su ministerio en la sinagoga de Cafarnaúm (cf.  Mc 1,21-26). Con ello amplía y prolonga su misión. La acción de vencer a Satanás, la alternativa de Dios, declara la presencia del Reino y, con la presencia, la urgencia de proclamarla a los cuatro vientos, porque el fin del mundo se acerca, al menos como dominio predominante del mal, y es urgente anunciarlo. Por eso, hay que dejar de lado los medios necesarios para un viaje ordinario: prescindir del bastón para apoyarse  (cf. Mt 10,10) y defenderse en el camino, de la alforja para guardar los alimentos, del pan para alimentarse, del dinero para solventar cualquier necesidad, de la túnica de repuesto para protegerse del frío de la noche, etc. Es la manera de acreditar el mensaje y exhibir su total dependencia de Dios.

2.- Cuando los Doce expulsan demonios y curan, no son simples acciones ad extra, sino que es un reflejo de sus actitudes vitales que, como las de Jesús, representan el Reino. El desempeño de la misión tiene su primer acto en la elección, el que Jesús llame junto a sí a los Doce. Y  la elección lleva consigo «que convivieran con él» (Mc 3,14). Las relaciones que mantienen entre sí reproducen la conducta que Jesús tiene con ellos y fomenta entre ellos, y todo el grupo transido por la filiación simboliza la decisión divina de salvación que transmite el Reino. Los comportamientos y las actitudes que los funda son decisivos para hacer creíble la misión, ya que su convivencia encarna la relación nueva que Dios ha establecido con los hombres y que los hombres son destinatarios de su ministerio.

3.- La misión de proclamar la presencia del bien en la historia humana y que dicha proclamación sea acompañada por el testimonio de vida, sigue siendo esencial para la relevancia del cristianismo. Los creyentes no podemos ni dedicarnos solamente a la vivencia personal de la presencia divina siguiendo un camino individual y comunitario de salvación, ni tampoco podemos prescindir del testimonio personal y comunitario para proclamar exclusivamente que el bien se impone al mal.  Las dos cosas son relevantes en los cristianos, porque se explican entre sí: nuestra vida testimonia y hace el bien y la palabra expresa el porqué, lo explica y proclama.

Fray Francisco Martínez Fresneda ofm  [http://familiafranciscana.com/2018]

 3. Contemplación

La predicación de sor Clara

Se cuenta que había en Normandía un monasterio con una abadesa de gran sabiduría. Un día, el obispo fue a pedir a la abadesa a una de sus monjas para predicar. La abadesa decidió preparar para tan noble misión a la hermana Clara, una joven llena de virtud y sabiduría.

La hermana Clara pasó largos años en la biblioteca. Las monjas alababan la maestría de su discurso. Clara se arrodilló ante la abadesa y le preguntó:–¿Ya puedo ir a predicar, reverenda madre? La anciana abadesa la miró y le dijo:–Todavía no.

La envió a trabajar en la huerta, a la portería, y a recorrer los caminos con una familia de saltimbanquis. Cuando regresó al monasterio, llevaba consigo canciones en los labios y se reía como los niños.–¿Puedo ir ya a predicar, madre? –Aún no, hija mía. Vaya a orar.

La hermana Clara pasó largo tiempo en una ermita.–¿Ha llegado ya el momento? –Aún, no, hija. Se declaró una epidemia de peste, y la hermana Clara fue enviada a cuidar de los apestados.

Cuando cesó la peste, ella misma cayó enferma y fue cuidada por una familia de la aldea. Al regresar al monasterio, la Madre abadesa la miró con cariño y la encontró más humana y vulnerable. Tenía la mirada serena y el corazón lleno de rostros y de nombres. –Ahora sí, hija mía, ahora sí.  María Dolores Aleixandre, Círculos en el agua.

Selección de Fray Francisco Arias Marcelo, OFM.  [Fraternidad de Mérida]

 Agenda del Santuario

 La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Domingo, 15 de julio (12.00 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: comunidad@monasterioguadalupe.com

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe

  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
 

Pida un ejemplar gratuito y suscríbase a esta revista de la Virgen, decana de la prensa extremeña. Son cinco números al año y almanaque de pared (tamaño folio, portadas y 40 páginas en papel satinado a todo color): 19 €. Suscríbase ahora mismo en  guadalupe.mcs1916@gmail.com o Revista Guadalupe  Real Monasterio s/n  10140 GUADALUPE (Cáceres)

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder