4
nov

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor. (NUAL, núm. 4-5).

El color litúrgico de este tiempo es el verde.

1. Lecturas del Domingo XXXI durante el Año

[Año A: Malaquías 1,14–2,2b.8-10; Tesalonicenses 29,7b-9.13; Mateo 23,1-12]

Apóstol: «Os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor. Recordad si no, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios».

Evangelio: «En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen [...]. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

2. Meditación

1.- Sabemos que Jesús sufrió el rechazo de su pueblo. Como nos dice Juan: «Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron». Y en nombre de su Dios lo entregaron a Pilato para que lo ajusticiara en la cruz. Pero el amor de Dios, que hizo de Israel su pueblo, se amplía con el Hijo a todos los pueblos, a todos nosotros. Se nos da a conocer un Padre/Madre que da la vida, la cuida y la salva. Pero además, hace que nosotros no nos acerquemos a los demás con miedo; los transforma de lobos en hermanos, fundando la comunidad cristiana. Mientras Jesús sea el centro de nuestra fe y el Padre su origen, podemos andar con paz interior, pues nuestra relación siempre es fraterna, porque el Señor no es el Dios del poder, sino del amor, que crea en cada uno de nosotros la capacidad de hacer, de lobos, hermanos.

2.- Hay mucha gente en la Iglesia a la que le gusta aparentar, sentirse jefes, dominadores del rebaño. Se exhiben como si fueran artistas y pasean por las plazas imágenes de santos o de vírgenes para ser vistos por la gente. Jesús descubrió la hipocresía de los responsables religiosos de Israel, como el Evangelio de Mateo lo hace con sus sucesores en la Iglesia. Sin embargo, la Iglesia vive del Espíritu y de aquellos cristianos que cumplen la segunda parte del evangelio. Por eso nos enseña a comprender a Jesús como único maestro, a querernos como hermanos, a tener a Dios como único Señor en esta vida; a servir y no servirnos de los demás. Así es como formamos la verdadera comunidad cristiana.

3.- Debemos llevar un cuidado enorme en no caer en las denuncias que a continuación hace Jesús sobre la hipocresía de los que dicen y no hacen, de los que prometen y no cumplen, de los que piensan una cosa, dicen otra y hacen todo lo contrario. Nuestra vida debe ser «sí, sí; o no, no». Pero no es nada fácil evadirnos de las tentaciones del poder, de la vanidad y del dinero. Parece que nuestro corazón lleva estos vicios impresos y los buscamos instintivamente, o los excitan acciones externas que buscan nuestra perdición. Por eso, tenemos necesidad de ser humildes, como nos aconseja Jesús tantas veces: situémonos en nuestra vida con los talentos, los dones, que nos ha transmitido la familia, la sociedad y nuestro propio esfuerzo. Y pongámoslos al servicio de los hermanos.

Fray Francisco Martínez Fresneda, OFM [http://familiafranciscana.com/2017]

3. Contemplación

Lección de humildad

En Francia, a fines del siglo XIX, viajaba en tren un señor de cierta edad que en su asiento aprovechaba para rezar el Santo Rosario, sosteniéndolo entre las manos. Al lado, un joven universitario leía concentradamente un libro voluminoso, pero sin dejar de fijar la vista, cada poco, en el Rosario que llevaba el señor. Hasta que, tal vez no pudiéndose aguantar más, el joven le dirigió la palabra, advirtiéndole de los maravillosos avances científicos de la época, los grandes descubrimientos de la ciencia, que ya permitían explicar la creación y los misterios de la vida, sin necesidad de creencias religiosas o mitológicas; y de cómo, en lugar de estar perdiendo el tiempo rezando y creyendo en supercherías bíblicas, podría instruirse a través de libros como los que él iba leyendo, que explicaban todas estas cosas.

El piadoso señor manifestó interés en lo que le decía el muchacho, pero no quería dejar  Rosario sin terminar. Entonces acordaron que el joven le prestaría uno de sus libros, anotándole la dirección para que se lo devolviese.

Un tiempo después, el joven recibió un paquete con el libro que había prestado y la siguiente nota de agradecimiento: “Le agradezco enormemente el haberme prestado este libro que me ha servido mucho, y lo he encontrado muy interesante. Sin embargo, por nada del mundo dejaría de rezar mi Rosario todos los días. Firmado: Doctor Luis Pasteur. Director del Instituto de Investigaciones Científicas de París.

Fray Francisco Arias Marcelo, OFM [Fraternidad San Francisco, Mérida]

Moraleja: El mayor placer de una persona inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente

Agenda del Santuario

 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Domingo, 5 de noviembre (12.00 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: comunidad@monasterioguadalupe.com

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 19:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 19:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
Quinto Centenario de la muerte del cardenal Cisneros (1517-2017)
Exposición en la Santa Iglesia Catedral Primada

Cisneros: arquetipo de virtudes, espejo de prelados

Organiza Cabildo Catedral Primada
Colabora Real Monasterio de Guadalupe [7 obras del siglo XV]
Toledo, 8 de noviembre 2017-18 de febrero 2018
 
 

 
Categoría : Lectio dominical

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.


Hit Counter provided by Sign Holder