Noticias

Cristo, pan de vida

Publicado el 01/08/2015

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

Además de los tiempos que tienen un carácter propio [Adviento, Navidad-Epifanía, Cuaresma, Pascua-Pentecostés], quedan 33 o 34 semanas en el curso del año, en las cuales no se celebra algún aspecto peculiar del misterio de Cristo; sino más bien se recuerda el mismo misterio de Cristo en su plenitud, principalmente los domingos. Este periodo de tiempo recibe el nombre de tiempo ordinario. (NUAL, núm. 43)

El color propio de este tiempo es el verde.

1. Lecturas del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario

[Ciclo B: Éxodo 16, 2-4. 12-15; Efesios 4, 17. 20-24; Juan 6, 24-35].

Apóstol: “No es así habéis aprendido a Cristo [...]; es decir, a abandonar el anterior modo de vivir, el hombre viejo corrompido por deseos seductores, a renovaros en la mente y en el espíritu y a vestiros de la nueva condición humana, creada a imagen de Dios. ”

Evangelio: “Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.”

2. Meditación

1.- Después de la multiplicación de los panes y los peces; después de saciar el hambre de la multitud, Jesús da un paso más: hay que seguirle, hay que identificarse con él y comer de su carne y su sangre si se quiere realmente vivir, porque no sólo vivimos de agua, pan y peces, sino de la Palabra que da sentido de vida eterna (cf. Deuteronomio 8,2-3; Juan  4.6). El pueblo  no se puede detener en el signo externo de Jesús de la multiplicación de los panes y saciar su hambre. Debe ir más allá en la comprensión de Jesús y en la función que el Señor le ha encomendado: encontrar en él el curso de la existencia y su salvación, como Dios Padre se la ha dado a él (cf. Juan 3,16).

2.- Hay palabras y hechos de Jesús que indican lo que es y la función que el Señor le ha encomendado al encarnarse en la historia. Saciar el hambre, curar enfermedades, expulsar demonios, etc., son signos exteriores de una personalidad cuyo poder no está exclusivamente en estas acciones. El Señor le ha encomendado a Jesús la salvación de todas las dimensiones que entraña la persona humana y de todas las personas: hambre, sed, justicia, libertad, experiencia del Señor; y crecer y trasformar las relaciones sociales en relaciones fraternas comprendiendo el destino común que tiene cada uno de nosotros. Todo lo contrario a mirarse a sí mismo en un espejo para siempre.

3.- «Señor, danos siempre de ese pan. Jesús les contestó: Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará nunca sed». Jesús sacia el hambre (Juan 6) y la sed  (cf. Juan 4), porque él es el amor que se entrega a los demás hasta dar la vida por todos. Nosotros  debemos ser solidarios con aquellos que les falta las necesidades básicas para vivir; pero, también, debemos cuidar con sumo esmero la razón por la que somos solidarios: el amor que hace al necesitado hermano y partícipe del sentido último de nuestra vida: ser hijos de Dios y pertenecer todos a su familia. Hay muchas organizaciones no gubernamentales que tratan de resolver los problemas físicos de los pueblos empobrecidos; hay programas gubernamentales que tratan de las necesidades sociales. Sin embargo, el pobre no sólo mira el pan que se le da, sino, y sobre todo, la mano, los ojos y corazón del que se lo ofrece; el porqué se lo ofrece.

Fray Francisco Martínez Fresneda, ofm [http://fresnedaofm.blogspot.com.es/]

3. Contemplación

La bolsa de piedras

Cuentan que un hombre caminaba por la playa en una noche de luna llena mientras pensaba:–Si tuviera un coche nuevo, sería feliz. Si tuviera una casa grande, sería feliz. Si tuviera un excelente trabajo, sería feliz. Si tuviera pareja perfecta, sería feliz. En ese momento, tropezó con una bolsa llena de piedrecitas. Pensó en la paciencia que había tenido el niño para ir recogiéndolas de la playa y guardándolas en la bolsa. Y, como si se tratase de un ritual, empezó a tirarlas una por una al mar mientras volvía a repetir sus pensamientos: –Si tuviera un auto nuevo, sería feliz, se decía mientras tiraba una piedra. Así lo hizo hasta que solamente le quedó una piedrecita en la bolsa, la cual guardó.

Al llegar a su casa, sacó la piedrecita de la bolsa y se dio cuenta de que era un diamante muy valioso. ¿Te imaginas cuántos diamantes arrojó al mar sin detenerse y apreciarlos? ¡Igual que nosotros arrojamos tesoros por estar esperando lo que creemos perfecto o soñado, sin darle valor a lo que tenemos cerca de nosotros!Mira a tu alrededor y te darás cuenta cuán afortunado eres, y no lo valoras suficientemente. Observa las piedrecitas, que desechas cada día, sin darte cuenta del valor que tiene. Entre ellas, la Eucaristía, diamante de gran valor. Depende de ti aprovecharlo o lanzarlo al mar del olvido para nunca más poder recuperarlo.

Fray Francisco Arias Marcelo, ofm [Hoja de la parroquia Santa María de Guadalupe. Córdoba]

El Señor dio orden a las altas nubes, abrió las compuertas del cielo: hizo llover sobre ellos maná, les dio un trigo celeste. Y el hombre comió paz de ángeles, les mandó provisiones hasta la hartura. [Salmo 77]

Agenda del Santuario

 

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 2 de agosto (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. A todos deseamos una agradable estancia entre nosotros cargada de dones espirituales. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe
  • Días laborables: 9:00, 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 9:00, 11:00, (12:00, Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Todos los días, media hora antes de la misa vespertina, se reza el Rosario Mariano.
  2. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
 El 31 de agosto empiezan las solemnes Novenas en honor de Santa María de Guadalupe
Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder