Noticias

Un raro juicio

Publicado el 22/11/2014

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio. Textos: Traducción de la CEE]

1. Domingo XXXIV del Tiempo Ordinario. Jesucristo, Rey de Universo

[Ciclo A: Ezequiel 34, 11-12. 15-17; 1 Corintios  15, 20-26. 28; Mateo 25, 31-46].

Apóstol: “Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte. Si por un hombre vino la muerte, por Cristo todos volverán a la vida”.

Evangelio: ”Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a uno de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras”.

2. Meditación

Las fuentes no admiten dudas. Jesús vive volcado hacia aquellos que ve necesitados de ayuda. Es incapaz de pasar de largo. Ningún sufrimiento le es ajeno. Se identifica con los más pequeños y desvalidos y hace por ellos todo lo que puede. Para él la compasión es lo primero. El único modo de parecernos a Dios: «Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo». ¿Cómo nos va a extrañar que, al hablar del Juicio final, Jesús presente la compasión como el criterio último y decisivo que juzgará nuestras vidas y nuestra identificación con él? ¿Cómo nos va a extrañar que se presente identificado con todos los pobres y desgraciados de la historia?

Según el relato de Mateo, comparecen ante el Hijo del Hombre, es decir, ante Jesús, el compasivo, «todas las naciones». No se hacen diferencias entre «pueblo elegido» y «pueblo pagano». Nada se dice de las diferentes religiones y cultos. Se habla de algo muy humano y que todos entienden: ¿Qué hemos hecho con todos los que han vivido sufriendo? El evangelista no se detiene propiamente a describir los detalles de un juicio. Lo que destaca es un doble diálogo que arroja una luz inmensa sobre nuestro presente, y nos abre los ojos para ver que, en definitiva, hay dos maneras de reaccionar ante los que sufren: nos compadecemos y les ayudamos, o nos desentendemos y los abandonamos.

El que habla es un Juez que está identificado con todos los pobres y necesitados: «Cada vez que ayudasteis a uno de estos mis pequeños hermanos, lo hicisteis conmigo». Quienes se han acercado a ayudar a un necesitado, se han acercado a él. Por eso han de estar junto a él en el reino: «Venid, benditos de mi Padre». Luego se dirige a quienes han vivido sin compasión: «Cada vez que no ayudasteis a uno de estos pequeños, lo dejasteis de hacer conmigo». Quienes se han apartado de los que sufren, se han apartado de Jesús. Es lógico que ahora les diga: «Apartaos de mí». Seguid vuestro camino…

Nuestra vida se está jugando ahora mismo. No hay que esperar ningún juicio. Ahora nos estamos acercando o alejando de los que sufren. Ahora nos estamos acercando o alejando de Cristo. Ahora estamos decidiendo nuestra vida.

José Antonio Pagola [http://blogs.periodistadigital.com/buenas-noticias.php/]

3. Contemplación

¿Puede ser tan necio un alumno que, aún sabiendo las preguntas del examen final, se confíe como un iluso y no las estudie antes que llegue la hora? Es posible, muy posible. No hay más que ver a ciertos discípulos de Jesús, el Maestro.

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del Universo, haz que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te glorifique sin fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Los hijos pobres del Rey

«Cuando Francisco se presentó con los suyos al papa Inocencio para pedir la aprobación de la regla, viendo el Papa que sobrepasaba las fuerzas normales, le dijo: «Hijo, pide a Cristo que nos manifieste su voluntad, para que conociéndola accedamos con mayor seguridad a tus piadosos deseos». Acata el Santo la orden del pastor, recurre confiado a Cristo, y exhorta a los compañeros a orar a Dios. «Francisco –le dice Cristo–, así hablarás al papa: Había en un desierto una mujer pobre, pero hermosa. Por su mucha hermosura llegó a amarla un rey y tuvo de ella hijos graciosísimos. Ya mayores y educados en nobleza, la madre les dice: “No os avergoncéis de ser pobres, pues sois todos hijos de un gran rey. Idos en hora buena a su Corte y pedidle cuanto necesitéis”. Ellos, al oír esto, se alegran, y, sabedores de que son futuros herederos, miran la pobreza ya como riqueza. Se presentan confiados al rey, cuyos rasgos ostentan. El rey se reconoce retratado en ellos, y pregunta, sorprendido, de quién son hijos. Y como ellos aseguraran ser hijos de una mujer pobre que vive en el desierto, abrazándolos dice: “Sois mis hijos y mis herederos; no temáis. Si los extraños comen de mi mesa, más justo es que me esmere yo en alimentar a quienes está destinada con todo derecho mi herencia”. Y el rey manda a la mujer que envíe a la Corte todos los hijos tenidos de él».El Santo, lleno de alegría, lleva al Papa la respuesta divina.
Fray Tomás de Celano, Vida Segunda de San Francisco,  I parte, cap. XI, núm. 16.

 Agenda del Santuario

La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa de Peregrinos del domingo, 23 de  noviembre (12 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe.  A todos deseamos una agradable estancia entre nosotros, cargada de dones espirituales. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones reserven día y hora de celebraciones por correo electrónico: rmsmguadalupe@planalfa.es
El lunes 24 de noviembre, a las 13 h, Su Majestad la Reina Doña Sofía inaugura, en el Centro Cultural de la Villa ”Fernán Gómez”, la exposición a Su imagen. Arte, Cultura y Religión. Auspiciada por la Conferencia Episcopal Española y el Arzobispado de Madrid, a la exposición contribuye este Real Monasterio con la obra La imposición de la casulla a San Ildefonso de Toledo, de Francisco Zurbarán. Está previsto, además, que el sábado 30 de noviembre se celebre en este Santuario la Misa y Capítulo general de los Caballeros de la Orden del Sacer, fundada en Saceruela (Ciudad Real) el año 1570 por un caballero calatravo, alcalde mayor de Toledo, para mantener hospitales del camino real a Guadalupe, asistiendo a peregrinos y necesitados.

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe

Días laborables: 9:00, 12:00, Misa de Peregrinos y 19:00.
Domingos y días de precepto: 9:00, 11:00, 12:00, Misa de Peregrinos, 13:00 y 19:00
Categoría : Noticias
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder