… Y DESDE AQUELLA HORA LA ACOGIÓ EN SU CASA.

Fr. Guillermo Cerrato Chamizo

En la hora de nona, hora de dolor y sufrimiento, de cruz y muerte redentora, El Maestro, fija su mirada en el pequeño grupo que lo siguió hasta el Calvario y pronuncia se lección más profunda y magistral. Lega a los suyos su última y suprema voluntad, y entre los suyos, junto a la Cruz donde entrega y se le escapa la vida, fija la mirada en su Madre del alma y  en el discípulo amado, y exclama: “Mujer ha tienes a tu hijo.”  Luego dice al discípulo: “Ahí tienes a tu madre.” Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.” ((In.19,26-27)

Sigue leyendo
Publicado en Noticias | Comentarios desactivados en … Y DESDE AQUELLA HORA LA ACOGIÓ EN SU CASA.

Se sacieron de comer y sobró

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El tiempo común «durante el año»

Fuera de los tiempos que poseen su característica propia, quedan en el ciclo anual, 33 ó 34 semanas en que no se celebra ningún aspecto particular del Misterio de Cristo. Con todo, también se celebra en ellas el mismo Misterio de Cristo en su plenitud, especialmente el domingo. Este período se llama tiempo «durante el año». El tiempo «durante el año» comienza el lunes siguiente al domingo que cae después del 6 de enero y se continúa hasta el martes anterior a la Cuaresma, inclusive: comienza nuevamente el lunes después del domingo de Pentecostés y se acaba antes de las primeras vísperas del primer domingo de Adviento.
Por esta causa, se usa una serie de formularios para los domingos y ferias de este tiempo, que se encontrarán en el Misal y en la Liturgia de las Horas. [NUAL, 43-44] Sigue leyendo

Publicado en Lectio dominical | Comentarios desactivados en Se sacieron de comer y sobró

Sin tiempo para comer

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El domingo, su valor para el cristiano

Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor.

[CPFP. Congregación para el Culto divino, 1988, nº- 4] Sigue leyendo

Publicado en Lectio dominical | Comentarios desactivados en Sin tiempo para comer