Noticias

De dos en dos

Publicado el 14/07/2018

[Oficina de Servicios Pastorales del Real Monasterio]

El domingo, su valor para el cristiano

Por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la Resurrección de Cristo, el primer día de la semana, llamado día del Señor o domingo, la Iglesia celebra el Misterio Pascual. Por eso el domingo debe considerarse como el día de fiesta primordial.
Dada la importancia del domingo, sólo tienen prioridad, sobre él, la celebración de las solemnidades y las fiestas del Señor. Pero los domingos de Adviento, de Cuaresma y Pascua tienen prioridad sobre todas las fiestas del Señor y sobre todas las solemnidades. Las solemnidades que coincidan con esos domingos se trasladan al lunes siguiente, a no ser que coincida con el Domingo de Ramos o el Domingo de la Resurrección del Señor.

[CPFP. Congregación para el Culto divino, 1988, nº- 4]

El color litúrgico de este tiempo es el VERDE

1. Lecturas del  Domingo XV del Tiempo Ordinario

[Año B: Amós 7, 12-15; Efesios 1, 3-14; Marcos 6, 7-13]

Apóstol: «Él nos eligió en la Persona de Cristo –antes de crear el mundo– para que fuésemos consagrados e irreprochables ante él por el amor».

Evangelio: «En aquel tiempo llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió:–Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa. Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban».

2. Meditación

1.- Jesús envía a sus discípulos para expulsar demonios y curar enfermos, como él empezó su ministerio en la sinagoga de Cafarnaúm (cf.  Mc 1,21-26). Con ello amplía y prolonga su misión. La acción de vencer a Satanás, la alternativa de Dios, declara la presencia del Reino y, con la presencia, la urgencia de proclamarla a los cuatro vientos, porque el fin del mundo se acerca, al menos como dominio predominante del mal, y es urgente anunciarlo. Por eso, hay que dejar de lado los medios necesarios para un viaje ordinario: prescindir del bastón para apoyarse  (cf. Mt 10,10) y defenderse en el camino, de la alforja para guardar los alimentos, del pan para alimentarse, del dinero para solventar cualquier necesidad, de la túnica de repuesto para protegerse del frío de la noche, etc. Es la manera de acreditar el mensaje y exhibir su total dependencia de Dios.

2.- Cuando los Doce expulsan demonios y curan, no son simples acciones ad extra, sino que es un reflejo de sus actitudes vitales que, como las de Jesús, representan el Reino. El desempeño de la misión tiene su primer acto en la elección, el que Jesús llame junto a sí a los Doce. Y  la elección lleva consigo «que convivieran con él» (Mc 3,14). Las relaciones que mantienen entre sí reproducen la conducta que Jesús tiene con ellos y fomenta entre ellos, y todo el grupo transido por la filiación simboliza la decisión divina de salvación que transmite el Reino. Los comportamientos y las actitudes que los funda son decisivos para hacer creíble la misión, ya que su convivencia encarna la relación nueva que Dios ha establecido con los hombres y que los hombres son destinatarios de su ministerio.

3.- La misión de proclamar la presencia del bien en la historia humana y que dicha proclamación sea acompañada por el testimonio de vida, sigue siendo esencial para la relevancia del cristianismo. Los creyentes no podemos ni dedicarnos solamente a la vivencia personal de la presencia divina siguiendo un camino individual y comunitario de salvación, ni tampoco podemos prescindir del testimonio personal y comunitario para proclamar exclusivamente que el bien se impone al mal.  Las dos cosas son relevantes en los cristianos, porque se explican entre sí: nuestra vida testimonia y hace el bien y la palabra expresa el porqué, lo explica y proclama.

Fray Francisco Martínez Fresneda ofm  [http://familiafranciscana.com/2018]

 3. Contemplación

La predicación de sor Clara

Se cuenta que había en Normandía un monasterio con una abadesa de gran sabiduría. Un día, el obispo fue a pedir a la abadesa a una de sus monjas para predicar. La abadesa decidió preparar para tan noble misión a la hermana Clara, una joven llena de virtud y sabiduría.

La hermana Clara pasó largos años en la biblioteca. Las monjas alababan la maestría de su discurso. Clara se arrodilló ante la abadesa y le preguntó:–¿Ya puedo ir a predicar, reverenda madre? La anciana abadesa la miró y le dijo:–Todavía no.

La envió a trabajar en la huerta, a la portería, y a recorrer los caminos con una familia de saltimbanquis. Cuando regresó al monasterio, llevaba consigo canciones en los labios y se reía como los niños.–¿Puedo ir ya a predicar, madre? –Aún no, hija mía. Vaya a orar.

La hermana Clara pasó largo tiempo en una ermita.–¿Ha llegado ya el momento? –Aún, no, hija. Se declaró una epidemia de peste, y la hermana Clara fue enviada a cuidar de los apestados.

Cuando cesó la peste, ella misma cayó enferma y fue cuidada por una familia de la aldea. Al regresar al monasterio, la Madre abadesa la miró con cariño y la encontró más humana y vulnerable. Tenía la mirada serena y el corazón lleno de rostros y de nombres. –Ahora sí, hija mía, ahora sí.  María Dolores Aleixandre, Círculos en el agua.

Selección de Fray Francisco Arias Marcelo, OFM.  [Fraternidad de Mérida]

 Agenda del Santuario

 La Oficina de Información del Real Monasterio comunica que a la Misa del Domingo, 15 de julio (12.00 de la mañana), acudirán muchos devotos de toda España a honrar a la Madre del Señor manifestada en Guadalupe. La Comunidad franciscana desea a todos una agradable estancia entre nosotros. Conviene, no obstante, que las peregrinaciones que deseen celebrar en la basílica o en la cripta del camarín,  reserven día y hora por correo electrónico: comunidad@monasterioguadalupe.com

Horario de Misas en la Basílica de Guadalupe

  • Días laborables: 12:00 (Misa de Peregrinos) y 20:00.
  • Domingos y días de precepto: 11:00, 12:00 (Misa de Peregrinos), 13:00 y 20:00.
  1. Antes de la misa diaria de Peregrinos y de todas las misas de domingos y festivos encontrará confesores disponibles.
  2. Todos los días del año se reza el Ángelus o Regina Coeli, y media hora antes de la misa vespertina, el Rosario Mariano.
  3. Todos los jueves del curso pastoral, media hora antes de la misa vespertina, la Comunidad y los demás fieles tiene adoración eucarística y rezo de Vísperas.
 

Pida un ejemplar gratuito y suscríbase a esta revista de la Virgen, decana de la prensa extremeña. Son cinco números al año y almanaque de pared (tamaño folio, portadas y 40 páginas en papel satinado a todo color): 19 €. Suscríbase ahora mismo en  guadalupe.mcs1916@gmail.com o Revista Guadalupe  Real Monasterio s/n  10140 GUADALUPE (Cáceres)

Categoría : Lectio dominical
  • Comparte :
Comentarios desactivados

Hit Counter provided by Sign Holder